viernes, 22 octubre 2021
Consultoría

Efectos de la cadenas globales de valor en el comercio internacional

Las cadenas globales de valor surgieron con el intercambio y apertura comercial entre distintos países en virtud de los tratados internacionales, por lo que tienen una larga historia. No obstante, en un principio eran muy limitadas, pues los costos de comunicación y transporte eran aún muy altos, lo que dificultaba el intercambio y el desarrollo de las relaciones comerciales internacionales.

A partir de la última decada, las cadenas de valor experimentaron un crecimiento acelerado tras la apertura de China, India y otras economías emergentes que ofrecieron mano de obra muy barata. Asimismo, el desarrollo de las telecomunicaciones y tecnologías de información impulsó fuertemente su crecimiento ya que fue factible reducir de manera considerable los costos de coordinación a nivel mundial.

El año pasado, de acuerdo a lo establecido por el West Texas Intermediate (WTI),  referente al desplome en los precios internacionales del petróleo, derivado del paro en el consumo de energía mundial a raíz del coronavirus, generó varias tensiones que llevaron también a un colapso en las distintas Bolsas de valores mundiales y por ende a las cadenas globales de valor en el comercio exterior.

En nuestro país los efectos se hicieron sentir de inmediato en la volatilidad financiera, representada por un alza notable en el tipo de cambio en la paridad peso-dólar, además de un encogimiento en el comercio local, consecuencia de las restricciones de la cuarentena por causa del coronavirus.

Actualmente, las cadenas globales de valor representan la mayor parte del comercio internacional. La Organización Mundial de Comercio refiere que en el 2019 antes de la pandemia, el 66% del comercio mundial consistió en bienes intermedios, servicios, tecnologías y capitales utilizados para la producción de bienes finales en otro país.

Es de importancia señalar que la participación de las Cadenas de Valor se han consolidado como un factor importante en las economías del mundo, particularmente en el sector manufacturero. De este modo, ante la incertidumbre que existe alrededor de posibles distorsiones y restricciones al buen funcionamiento de estas cadenas que pudieran tener efectos adversos significativos en todas las economías, México debe continuar incrementando su competitividad frente al exterior.

Considerando la alta concentración, se torna ineludible mantener la apertura del comercio mundial buscando una mayor diversificación de los mercados de destino de las exportaciones y el origen de las importaciones.

Las cadenas globales de valor generan varios efectos positivos sobre la economía mundial, entre los que se encuentran los siguientes:

1.- Permiten aprovechar las ventajas comparativas entre los distintos países del mundo.

2.- Disminuyen los movimientos migratorios: Los trabajadores pueden permanecer en su país mientras trabajan para una empresa extranjera, con su forma migratoria respectiva.

3.- Aumenta la renta de los países menos desarrollados: Las naciones en vías de desarrollo pueden ofrecer mano de obra más barata.

4.- Permite bajar los precios: Al reducir los costes de producción y fomentar la competencia, las cadenas globales de valor permiten que los consumidores accedan a mejores precios.

Sin embargo, estas cadenas también podrían presentar efectos negativos, que podemos describir en dos puntos:

1.- Las empresas globales tienen la oportunidad de trasladar sus centros de producción hacia países donde la mano de obra es más barata. Esto podría reducir el número de puestos de trabajo disponibles en el lugar donde originalmente la compañía fabricaba sus mercancías.

2.- Las cadenas globales demandan una fuerte inversión de tiempo y dinero para la supervisión de todos los procesos.

Es momento que las cadenas globales de valor se deben reorientar conforme a las necesidades y circunstancias que vive la economía mundial generando eslabones de producción necesarios para la elaboración de cualquier bien o el suministro de un servicio, desde su diseño, fabricación y hasta la venta al consumidor que involucran centros de producción de diversos países. Es por ello que, en nuestra cotidianidad vemos muchos productos que no son originarios de un solo país y según la pasada Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo en enero del 2020, el 80% del comercio mundial se realiza dentro de las cadenas globale de valor, por lo tanto es necesario consolidar este segundo semestre del 2021 con un proceso reorientado y definido de las cadenas globales de valor con el fin consolidar el mercado económico mundial.

Escrito por L.E Yessica Hernández Lara


Fuentes:

  • BANCO DE MEXICO www.banxico.org.mx
  • Baldwin, R., & Lopez-Gonzalez, J. (2015). “Supply-chain Trade: A Portrait of Global Patterns and Several Testable
  • Hypotheses”. The World Economy, 38(11), 1682-1721.
  • Feenstra, R. (1998). “Integration of Trade and Disintegration of Production in the Global Economy”. The Journal of

Economic Perspectives, 12 (4), 31‐50.

– Journal of International Economics, 86(2), 224-236.