lunes, 9 diciembre 2019
Investiga

El cempasúchil ahora es CHINO

En esta temporada de día de muertos, la flor de cempasúchil llega a adornar una de las tradiciones más emblemáticas para los mexicanos. Es originaria de nuestro país y no es de asombrarse, ya que México es reconocido a nivel mundial por la gran diversidad florística que tiene, con casi 26 mil especies de flores.

En nuestro país se emplea en la decoración de las ofrendas para los difuntos, no obstante y a lo largo del tiempo, también ha sido utilizada con fines medicinales, alimenticios y recientemente con fines industriales.

Su uso industrial responde a que de dicha planta, se puede obtener la luteína,  sustancia usada en los suplementos alimenticios , actuando como nutriente antioxidante que protege las células del cuerpo.

Anteriormente, en México, se producía dicha planta únicamente para consumo interno y en 2016, la cifra ascendió a más de 15 millones de toneladas. Sin embargo, su uso nunca fue dirigido hacia la industria agroalimentaria ya que nuestro país importa la mayoría de los productos utilizados como materia prima en este ramo.

En 2016, los principales productores de la flor de cempasúchil fueron:

  • Puebla con 10,836 toneladas.
  • Guerrero 869 toneladas.
  • Hidalgo 704 toneladas.
  • San Luis Potosí 422 toneladas.

Hoy en día, China es el principal productor de cempasúchil para uso industrial, con el 75% de la producción mundial, seguido de India con un 20 por ciento y Perú con el cinco por ciento restante.

En China, la producción de esta planta se utiliza de alimento para animales, como colorantes para las yemas de huevos y carne de pollo; razón por la que dicho país se dio a la tarea de desarrollar variedades genéticamente modificadas que permiten que la flor se produzca durante todo el año.

En declaraciones de distintas instituciones dedicadas al estudio e investigación en este ramo, México concentra 32 de las 55 especies de cempasúchil en el mundo, así como una gran diversidad climática.

Esto, representa una ventaja para nuestro país, no obstante, como cualquier sector, la ciencia debe ser apoyada por el gobierno y las empresas privadas para el desarrollo de ciertas industrias. Y en el caso específico de la producción de flor de cempasúchil, beneficiaría para efectos de recuperar el mercado a nivel mundial.  

Escrito por Libertad Rivera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *