martes, 3 agosto 2021
Consultoría

¿Es posible eficientar tu cadena de suministro en plena crisis? La respuesta podría estar en el financiamiento

En este espacio mucho hemos hablado sobre el factoraje financiero o el financiamiento a través de las cuentas por cobrar, así como de sus beneficios para las empresas que desean mejorar su acceso a capital de trabajo con impulsar su actividad de exportación en el interior del país.

Sin embargo, al estar en una crisis caracterizada por una alta volatilidad e incertidumbre financiera, nos encontramos ante dos situaciones que se contraponen. Por un lado, quien produce requiere liquidez de forma inmediata para pagar a sus proveedores, rentas, mantenimiento, mano de obra, servicios, entre muchos otros gastos operativos (también conocido como Opex). En otras palabras, no puede mantener pasivos a largo o mediano plazo.

Por otro lado, tenemos al comprador, para quien, sin importar el giro de su negocio, es indispensable adquirir mercancías y pagarlas en el mayor plazo posible, con lo que amortiza sus cargas financieras, incrementa sus ganancias y se financia de sus proveedores. Esta última es una práctica común en el país. Según datos del Banco de México, 80% de las empresas nacionales se financian justamente con este recurso: sus proveedores y los extensos plazos de pago con ellos.

La realidad es que contar con la liquidez financiera suficiente para mantener las operaciones en un corto plazo, sin la necesidad de tener que esperar 30, 60, 90 o hasta 120 días para que se realice el pago a una factura, es un hecho que puede beneficiar y afectar tanto a quien vende como a quien compra.

Es en esta variable de la ecuación que en la que entran opciones como el factoraje inverso que, en pocas palabras, consiste en una transacción comercial que permite a una empresa extender o mantener los plazos de pago de sus facturas, mediante un factor o un tercero que adquiere estas cuentas por pagar, mientras este tercero adelanta la mayoría del monto al proveedor sin que este o el comprador asuman riesgos.

Como el modelo básico de factoraje financiero, el factoraje inverso es un esquema de financiamiento de cuentas por pagar en el corto plazo, enfocado en mejorar y hacer más eficientes las cadenas de suministro de las empresas, al brindarles liquidez o flujo de efectivo inmediato.

De esta forma, este modelo de financiamiento se convierte en una alternativa para enfrentar los retos actuales en la cadenas de suministro y contribuir a eficientarlas, incluso ahora que se encuentra en unos de sus momentos más críticos.

La diferencia más notable entre uno y otro esquema de financiamiento es que el cliente de factoraje inverso es el comprador. Es decir, aquél que requiere de la extensión de plazos de pago, quien realiza sus adquisiciones y se dirige con el factor para encontrar liquidez ante el vendedor. Por tanto, el comprador es quien asume el pago por los intereses de este servicio financiero.

En otras palabras, los servicios que ofrecen las empresas de factoraje inverso consisten en absorber las cuentas por pagar y otorgan un plazo adicional para completar el pago en un periodo que se acuerda con dicha compañía. Es una forma de financiamiento para comprar ahora y pagar las importaciones o compras de mercancía para después.

Si te encuentres en la necesidad de contratar un servicio de este tipo, es importante que tomes algunas consideraciones, con la finalidad de tener los mejores resultados:

  • El factor o empresa de factoraje debe ofrecer a tu proveedor el acceso oportuno y casi inmediato a tu efectivo, tomando como garantía de pago solo las facturas por pagar.
  • En las transacciones de factoraje financiero no se aplica la colocación de colaterales o bienes como garantía de pago de las facturas.
  • No pueden representar una deuda para ti o tu proveedor, esto porque, como ya mencionábamos párrafos arriba, es una transacción comercial, no es un préstamo ni un crédito.
  • Debes optar solo por aquellas opciones que cuenten con seguros comerciales que garanticen el pago de tus facturas ante la bancarrota o cualquier eventualidad que impida el cumplimiento de los términos por cualquiera de las partes.
  • Opta por la opción que te permita toda la flexibilidad que necesites en cuanto a la ampliación de los pagos de tus facturas.
Drip Capital México

Escrito por Edmundo Montaño, director general de Drip Capital México


Sobre Drip Capital
Fundada en 2015, en Palo Alto, California, Drip Capital es una empresa fintech especializada en financiamiento de empresas. A través de una plataforma tecnológica que simplifica el proceso de aprobar y financiar clientes, Drip Capital reduce los costos de financiamiento y minimiza los riesgos para las empresas que buscan vender sus productos de manera local e internacional. Drip Capital forma parte de la asociación global de empresas financieras Factors Chain International y del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, COMCE.