domingo, 23 febrero 2020
Consultoría

Ganancias y pérdidas de EU por el cobro histórico de aranceles

Las aduanas de Estados Unidos captaron una cifra histórica por el cobro de los aranceles que actualmente aplica, pero con afectaciones al desempeño de la economía de ese país en su conjunto, concluye un análisis del Congreso estadounidense.

Hasta el 6 de noviembre de 2019, Estados Unidos recaudó 45,500 millones de dólares de los impuestos adicionales pagados por los importadores estadounidenses, de acuerdo con el Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP, por su sigla en inglés).

Debido a que los aranceles actúan como un impuesto sobre los bienes producidos en el extranjero, distorsionan las señales de precios, lo que puede conducir a patrones de consumo y producción menos eficientes y, en última instancia, reducir las tasas de crecimiento económico mundial y de Estados Unidos.

Las estimaciones de los efectos económicos generales de las tarifas varían, dependiendo de los supuestos de modelado y el conjunto específico de tarifas consideradas.

Sin embargo, la mayoría de los estudios predicen disminuciones en el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB). En uno de los casos, la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, por su sigla en inglés) estimó que los aranceles vigentes a partir del 25 de julio de 2019 reducirían el PIB de los Estados Unidos en aproximadamente 0.3% para 2020 por debajo de una línea de base sin las tarifas. En otro cálculo, también considerando las acciones más recientes, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó que los aranceles reducirían el PIB mundial en un 0.8% en 2020.

En tanto, el análisis preliminar de los investigadores de la Junta de la Reserva Federal de Estados Unidos revela que los aranceles han tenido un efecto agregado negativo en el sector manufacturero con mayores costos de insumos frente a las ganancias para el sector resultantes de una mayor protección contra la competencia extranjera.

Los múltiples aumentos arancelarios aplicados, que van del 10% al 45%, afectan aproximadamente al 16% de las importaciones anuales de Estados Unidos. Esto equivale a 396,400 millones de dólares de importaciones utilizando datos anuales de 2018.

Los aranceles de la Sección 301 a las importaciones estadounidenses desde China, que se han impuesto en cuatro etapas sucesivas hasta la fecha, representan más del 90% del comercio afectado por las acciones arancelarias de la Administración del presidente Donald Trump.

En general, las prácticas comerciales de los socios comerciales de Estados Unidos y el déficit comercial estadounidense son un foco de atención de la atual Administración estadounidense.

Citando estas y otras preocupaciones, Trump ha impuesto aumentos de aranceles bajo tres leyes estadounidenses: Sección 201 de la Ley de Comercio de 1974 sobre las importaciones estadounidenses de lavadoras y productos solares; Sección 232 de la Ley de Expansión Comercial de 1962 sobre las importaciones estadounidenses de acero y aluminio, y potencialmente vehículos de motor y autopartes; y Sección 301 de la Ley de Comercio de 1974 sobre las importaciones estadounidenses desde China. Además Trump propuso aranceles sobre las importaciones de 2,400 millones de dólares de Francia.

En particular, el 22 de marzo de 2018, Trump firmó un Memorándum sobre las acciones de los Estados Unidos relacionadas con la investigación contra China bajo la Sección 301, con la cual se puede abordar las barreras extranjeras “desleales” a las exportaciones estadounidenses.

Descrito por la Casa Blanca como un objetivo de la “agresión económica” de China, el memorando identificó cuatro prácticas de particular interés: requisitos de transferencia de tecnología forzada; requisitos de licencia discriminatorios; inversiones dirigidas y adquisiciones de compañías estadounidenses para obtener tecnologías de vanguardia y propiedad intelectual, y robo cibernético de secretos comerciales de Estados Unidos dirigido por el Estado de esa nación asiática.

Si bien la Administración ha tomado algunas medidas para reducir la escala de las importaciones afectadas por los aranceles desde que se impusieron inicialmente en 2018 (por ejemplo, eximiendo a Canadá y México de los aranceles al acero y al aluminio y creando procesos por los que ciertos productos pueden ser excluidos), la tendencia general fue en aumento hasta principios de 2020.

En total, las acciones existentes y propuestas podrían afectar más de 1 billón de importaciones estadounidenses, o el 40% del total anual. Sin embargo, parece probable una reducción gradual de la actividad arancelaria a corto plazo: la Administración Trump suspendió indefinidamente los aranceles propuestos de la etapa 4B sobre las importaciones chinas y anunció una reducción parcial de los aranceles existentes de la etapa 4A como parte del Acuerdo Comercial de Fase 1 con China, que la Administración firmó el 15 de enero.

Como parte de la Fase 1 del acuerdo, China se comprometió a aumentar las importaciones de bienes y servicios estadounidenses en al menos 200,000 millones de dólares. El aumento de China en las importaciones de los Estados Unidos tendrá lugar en los próximos dos años, y se espera que la trayectoria continúe incluso después de 2021.

Si bien algunas partes interesadas de Estados Unidos apoyan el uso de aranceles unilaterales por parte del presidente Trump en la medida en que resultan en un campo de juego más nivelado para las empresas estadounidenses, muchos han expresado su preocupación por sus posibles implicaciones económicas negativas y su impacto en los aliados de Estados Unidos.

Algunos legisladores estadounidenses también han cuestionado si las acciones del Presidente se adhieren a la intención de las leyes comerciales utilizadas. Otros legisladores han presentado iniciativas que alterarían las autoridades actuales del Presidente de Estados Unidos, particularmente la Sección 232, y el senador Charles E. Grassley, presidente del Comité de Finanzas del Senado, ha expresado interés en considerar dicha legislación en el Comité.

Escrito por Roberto Morales