domingo, 17 octubre 2021
Logística

Importancia del envase y embalaje en el Comercio Internacional

El enorme intercambio de materias primas, insumos, bienes y productos terminados que se realiza actualmente a nivel mundial, involucra, además de la naturaleza de las mercancías, las diversas presentaciones de los efectos a manipular y transportar, a lo largo de las distintas Cadenas de Suministro en que están conformadas las industrias alrededor de todo el orbe. En ese sentido, se movilizan lo mismo líquidos, gases y sólidos en sus formas físicas originales o bien, mediante el uso de aditamentos y dispositivos que puedan contenerlas, a fin de ser transportadas ya sea como graneles o como conjuntos manipulables tanto para su almacenamiento como para su distribución y venta en los puntos finales de consumo.

Durante todos los pasos de las distintas cadenas, cada material o producto debe ser cuidadosamente manejado y contener la información básica que permita conocer sus características y clasificación para evitar confusiones, pérdidas, contaminaciones y accidentes que causen daños a los bienes y a quienes estén involucrados en las distintas operaciones.

En ese sentido, en primera instancia revisaremos la definición de los términos Envase y Embalaje, utilizados para el transporte de mercancías empacadas, conocidas de manera genérica como carga seca, con independencia de su naturaleza.

Envase: Todo recipiente o soporte que contiene o guarda un producto, protege la mercancía, facilita su transporte, la distingue de otros artículos y presenta el producto al consumidor para su venta. Existen dos clasificaciones para los envases: Primario: está en contacto directo con el producto. Secundarios: Contienen a los envases individualmente o en grupo. Para ejemplificar lo anterior podemos referirnos a un producto de uso generalizado como es la pasta dental, la cual presenta un envase primario elaborado en un material plástico, generalmente en forma de tubo, un envase secundario que es una cajita de cartón donde se coloca cada tubo y otro envase secundario, que agrupa un número determinado de cajitas para su mejor manipulación.

Las propiedades básicas del Envase son:

  • Posibilidad de contener el producto.
  • Permitir su identificación.
  • Capacidad para proteger el producto.
  • Adecuado al consumidor en tamaño, ergonomía y calidad.
  • Ajustado a las unidades de carga y distribución del producto.
  • Fácil adaptación a las líneas de fabricación y envasado del producto.
  • Resistente a los niveles de frío y atmósferas controladas.
  • Cumplimiento de la normatividad internacional vigente.
  • Precio adecuado a la oferta comercial del producto.
  • Resistente a las manipulaciones, transporte y distribución comercial.

Por otra parte, las funciones principales del Envase son: Identificar al producto; Conservar sus propiedades; Atraer al consumidor; Proporcionar información; Establecer diferencias en el anaquel; Permitir su manipulación e Inhibir el robo hormiga.

Algunos de los tipos de envases primarios existentes en el mercado, de acuerdo con el avance de la tecnología, pueden ser: Frascos y envases de vidrio; Envases de plástico y celofán; Envases de PET; Envases de porcelana; Envases de Tetra Pack; Bolsas de aluminio, polietileno y papel; Sacos de papel, rafia y algodón; Cajas de cartón; Latas de aluminio; Latas de hojalata; Cuñetes y Tambores de hierro, entre otros.

Respecto de los Envases Secundarios, se manejan materiales como Cajas de cartón; Bolsas de polietileno; Bolsas de Celofán; Redes de plástico; Películas de vinil y diversos materiales para la protección del producto.

Embalaje: Módulo de envases con protecciones para su transporte. Entre los Embalajes encontramos: Cajas de Cartón; Cajas de Madera; Cajas de Plástico; Tarimas de madera; Tarimas de plástico; Supersacos; Protecciones de aglomerados; Esquineros; Flejes de acero y plástico; Protecciones y redes plásticas; Películas polarizadas y amortiguadores de cartón o materiales deformables. Para que un envase y/o embalaje se considere sustentable dentro de los parámetros de las empresas de clase mundial, estos deben ser inocuos, recuperables, reutilizables, reciclables, biodegradables y estar certificados.

Dentro de los embalajes más utilizados se encuentran los conocidos como pallets, parrillas o tarimas, las cuales tienen medidas estándar de 1.06 m. por 1.22 m., para facilitar el uso de múltiplos de acuerdo con la configuración de los medios (vehículos) de transporte o los contenedores.

Los pallets protegen e identifican la mercancía, simplifican y facilitan el almacenaje, mejoran las maniobras, optimizan el espacio e incrementan la seguridad durante las recepciones, acomodos, clasificaciones y transporte, además de que deben ser movidos mediante dispositivos mecanizados debido a su peso (de alrededor de una tonelada) y su volumen.

Dentro de los intercambios del comercio internacional, los pallets deben reunir determinadas características para poder ser empleados en todos los procesos de las cadenas de suministro desde su fabricación, durante su transporte, durante su distribución y hasta en los puntos de venta finales, como es el caso de los formatos utilizados por los conocidos como Clubes de Precios. Las principales características que deben reunir son: los materiales empleados en su construcción; el uso de medidas estandarizadas; niveles establecidos de resistencia por cm2 y que sean manipulables, exportables, reutilizables e inocuos.

Los pallets para su transporte a distancias largas y medias, generalmente son introducidos en la forma más utilizada de embalaje a nivel mundial que es el contenedor, de los cuales existen los marítimos y los terrestres, intercambiables entre los modos carretero, ferroviario y de transporte por mar. Entre ellos, están disponibles en el mercado las cajas secas, las cajas refrigeradas, los ISO tanques, los flexi-tanques y las estructuras para maquinaria, entre otros. Asimismo, están presentes los contenedores aéreos con características diferentes a los utilizados a nivel de superficie terrestre y de vías fluviales.

Cuando se introducen mercancías con embalaje dentro de los contenedores, se utilizan algunos dispositivos para reducir los espacios vacíos y mantener la mercancía con el menor movimiento posible durante el transporte, en ese caso se tienen los siguientes: Racks, Convertidores, Separadores, Amortiguadores, Entablerados, Sujetadores al piso y los hidroneumáticos conocidos como “Gatas” para reducir espacios longitudinales.

Finalmente, como elementos complementarios a los embalajes, se dispone de los sistemas de identificación de mercancías, mediante el uso de etiquetas impresas o adheribles a los embalajes, las cuales contienen toda la información requerida en el comercio internacional como son: Datos del fabricante; Ingredientes, propiedades y características del producto; Cantidad de bultos, cajas, peso o volumen; Cuidados especiales y precauciones en su manejo y transporte; Datos de los importadores y exportadores, así como el País de origen, entre los más relevantes.

Para el caso de materiales y residuos peligrosos, además de los anteriores, los embalajes deberán presentar un rombo de identificación que, de manera visual y gráfica, identifique a los distintos grupos y clases de este tipo de productos. Adicionalmente, los embalajes deben contener los datos relativos al Nombre comercial del producto; Identificación de la sustancia activa; Clasificación del Producto; Código internacional de identificación establecido por la ONU; Clase a la que pertenece; Precauciones para su manejo y Medidas de prevención y de atención de siniestros, diferenciando si se trata de derrames, incendios, escape de recipientes, contaminación del aire o de cuerpos de agua, entre otros aspectos importantes.     

Escrito por Sergio García