sábado, 8 agosto 2020
Consultoría

La Inteligencia Artificial ayuda a enfrentar el COVID-19

La Inteligencia Artificial se está utilizando para combatir la pandemia del nuevo coronavirus (COVID-19), lo mismo en las cadenas de suministros y en los puntos de control que en las aduanas y las oficinas de migración del mundo.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, se han aplicado nuevas tecnologías, como el uso de big data y la inteligencia artificial para fortalecer el seguimiento de contactos y la gestión de poblaciones prioritarias en el marco del control del COVID-19.

Principalmente, la Inteligencia Artificial se ha utilizado para ayudar a detectar si las personas tienen el nuevo coronavirus a través de la detección de signos visuales del COVID-19 en imágenes de tomografías computarizadas de pulmón; para controlar, en tiempo real, los cambios en la temperatura corporal mediante el uso de sensores portátiles, y para proporcionar una plataforma de datos de código abierto con el objetivo de rastrear la propagación de la enfermedad.

Según un análisis del Congreso estadounidense, la Inteligencia Artificial podría procesar grandes cantidades de datos de texto no estructurados para predecir el número de casos nuevos potenciales por área y qué tipos de poblaciones estarán en mayor riesgo, así como evaluar y optimizar estrategias para controlar la propagación de la epidemia.

Otras aplicaciones pueden entregar suministros médicos por drones, desinfectar habitaciones de pacientes y escanear bases de datos de medicamentos aprobadas (para otras enfermedades) que también podrían funcionar contra COVID-19.

En cuanto a la logística vinculada con este virus, en opinión de la consultoría Deloitte, el enfoque inmediato para la mayoría de las empresas debe ser mejorar la visibilidad del riesgo de la cadena de suministro, en sus propias instalaciones, en sus proveedores directos y más allá.

Si no se tiene visibilidad de los posibles problemas toda su cadena de suministro, entonces no se puede prevenirlos ni gestionarlos adecuadamente.

Obtener esta visibilidad extendida de la cadena de suministro probablemente requerirá un enfoque más digitalizado que el que muchas compañías han usado en el pasado. Los nuevos enfoques y soluciones aprovechan la inteligencia artificial y las plataformas de resolución de entidades basadas en el aprendizaje automático, incorporando datos estructurados y no estructurados, y utilizando bases de datos patentadas y basadas en suscripciones para iluminar las redes de suministro más rápidamente y a un nivel de detalle que anteriormente se creía imposible.

La Administración de Aduanas de China cree que, para mejorar los mecanismos de control, el entorno de las Tecnologías de la Información debe cumplir con los estándares internacionales y evolucionar continuamente.

La exploración e implementación de nuevas tecnologías es un proceso continuo que nunca terminará. Los recursos aduaneros ahora se centran en explorar cómo la tecnología blockchain puede ayudar a desarrollar cadenas comerciales confiables, seguras y eficientes mediante la recopilación y el intercambio de datos que cubren todas las etapas de producción, procesamiento, almacenamiento y uso.

También China está analizando la realidad virtual y la posibilidad de usarla para entrenar a los oficiales para manejar ataques terroristas, controlar epidemias o gestionar las inspecciones de embarcaciones. Actualmente se están promoviendo proyectos piloto a este respecto en varias dependencias aduaneras.

En la gestión de respuesta a emergencias de salud pública, la derogación de los derechos de privacidad, no discriminación y libertad de movimiento de un individuo en nombre de la urgencia de la situación a veces puede tomar la forma de medidas restrictivas que incluyen estrategias de contención doméstica sin el debido proceso, o un examen médico sin consentimiento informado.

En el caso de COVID-19, las aplicaciones de la Inteligencia Artificial, como el uso del reconocimiento facial para rastrear a las personas que no usan máscaras en público, o los sistemas de detección de fiebre basados en Inteligencia Artificial, así como el procesamiento de datos recopilados en plataformas digitales y redes móviles para rastrear los movimientos recientes de una persona han contribuido a la aplicación draconiana de medidas restrictivas para el confinamiento del brote por períodos no especificados.

Tomando como base ello, el Congreso estadounidense ha destacado algunos casos. Por ejemplo, el gigante chino de búsqueda Baidu ha desarrollado un sistema que utiliza tecnología de reconocimiento de infrarrojos y facial que escanea y toma fotografías de más de 200 personas por minuto en la estación de trenes Qinghe, en Beijing.

En Moscú, las autoridades están utilizando tecnología de reconocimiento facial automatizada para escanear imágenes de cámaras de vigilancia en un intento de identificar a los recién llegados de China, puestos en cuarentena por temor a la infección por COVID-19 y que no se espera que ingresen a la estación.

Finalmente, las autoridades chinas están desplegando drones para patrullar lugares públicos, realizar imágenes térmicas o rastrear a las personas que violan las reglas de cuarentena.

Escrito por Roberto Morales