martes, 27 octubre 2020
Consultoría

Libran aduanas 5,300 zonas de libre comercio en el mundo

Las zonas de libre comercio son un tipo específico de acceso restringido (por ejemplo, cercado) en el parque industrial que concentra las instalaciones de producción y la infraestructura relacionada. Por lo general, se encuentran en o cerca de puertos marítimos, aéreos o terrestres.

Estas zonas se han convertido en una parte sustancial de la estructura que sustenta la cadena de suministro global. Juntas, estas aproximadamente 5,300 zonas en 140 países, forman una red que libera a los productores de la mayoría de los procedimientos aduaneros y ofrece ahorros en aranceles, lo que facilita las intrincadas operaciones internacionales de coproducción.

Las zonas de libre comercio en todo el mundo se denominan con diferentes nombres, según el país en el que se encuentren y el tipo particular de zona. En Estados Unidos, se les conoce como zonas de comercio exterior. Aquellas en los países en desarrollo que producen específicamente para la exportación generalmente se llaman zonas de procesamiento de exportación.

También se denominan zonas económicas especiales en China, zonas francas industriales o zonas francas de exportación en Irlanda, zonas industriales calificadas (QIZ) en Jordania y Egipto, zonas francas en los Emiratos Árabes Unidos y zonas francas de exportación en la República de Corea.

De acuerdo con un análisis del Congreso estadounidense, aunque las reglas varían según el país, el mecanismo general que las hace funcionar juntas en la coproducción internacional es que, si bien las zonas se encuentran dentro de los límites geográficos de los países, generalmente se declara que están fuera de estos países para fines aduaneros.

Por lo tanto, los componentes pueden enviarse a una zona, y a veces desplazarse alrededor del mundo de una zona a otra para convertirse en un producto terminado, sin preocuparse por los aranceles, las cuotas y los procedimientos aduaneros detallados, hasta que finalmente salgan del sistema de zonas. Solo entonces se pagan los aranceles, se cumplen las cuotas y se aplican los procedimientos aduaneros completos.

Algunos analistas argumentan que las zonas de libre comercio, al pasar por alto muchas de las complejidades de las evaluaciones arancelarias y los procedimientos aduaneros de cada país, han sido un factor que facilitó las cadenas de suministro mundiales. Se estima que hay entre 90 y 100 millones de personas empleadas directamente en zonas de libre comercio en todo el mundo, incluidas 450,000 en los Estados Unidos.

La mayoría de las zonas se encuentran en países en desarrollo, y la mayoría, pero no todos, de sus trabajadores están en la manufactura.

Un ejemplo de cómo funciona la red de zonas de libre comercio en el mundo es el siguiente. Puede ser que los botones de Indonesia y la tela de la India se envíen a una zona comercial en Filipinas para ensamblarlos en una camisa que luego se exporte a los Estados Unidos. No se pagan aranceles en Filipinas, y todos los procedimientos aduaneros se simplifican hasta que la camisa completa ingresa a los Estados Unidos para su consumo.

Al llegar a los Estados Unidos, si la camisa ingresa por primera vez a una zona franca estadounidense, los impuestos y aranceles solo se pagan si la camisa se importa para consumo; es decir, cuando sale de la zona franca en el territorio aduanero de los Estados Unidos.

Podría ingresar a una zona franca con fines de ahorro de costos, por ejemplo, si se requiere más trabajo (como sería el caso de etiquetas de lavandería); si algunas de las camisas fueron dañadas en el envío y serán descartadas; o si una empresa quiere almacenarlas para su uso posterior (por ejemplo, ventas navideñas) y posponer el pago de la tarifa.

Del mismo modo, en un segundo caso, para la producción de gasolina, el petróleo crudo importado se ingresa en una refinería que ha solicitado y recibido el estatus de subzona de libre comercio (es decir, un sitio aprobado para una compañía o uso específico).

La estructura arancelaria de los productos de petróleo refinado varía, de modo que algunos productos, como la gasolina, tienen aranceles mucho más altos que el petróleo crudo, mientras que otros, incluidos ciertos productos petroquímicos, tienen un arancel cero y, por lo tanto, una estructura arancelaria invertida.

Si los productos refinados salen de la zona y se importan al territorio aduanero de Estados Unidos, la empresa puede optar por pagar aranceles sobre el petróleo crudo que ingresó inicialmente a la zona, o los aranceles (si corresponde) sobre los productos refinados.

Además, los productos químicos destilados del crudo pueden permanecer en la zona o ser transferidos a una instalación de fabricación de productos químicos que se encuentra en una subzona cercana para su posterior refinación. En el proceso de refinería, como en otros procesos de producción en zonas francas, no se pagan aranceles sobre ningún producto de desecho.

Escrito por Roberto Morales