lunes, 14 junio 2021
Investiga

Medios de pago en las operaciones de comercio exterior

Toda compraventa internacional de mercancías se ve afectada por la relación de confianza que existe entre ambas partes dado el hecho de que, en una operación de exportación, el exportador no conoce personalmente al importador (y viceversa), lo cual implica la existencia de dos tipos de riesgos fundamentales.

El primero de ellos y desde el punto de vista del vendedor de la mercancía (exportador) es que al realizar el envío se corre el riesgo de recibir el pago en condiciones diferentes a las solicitadas o simplemente que nunca sea recibido. En el segundo caso y del lado del comprador (importador), el principal riesgo es el recibir las mercancías en condiciones diferentes a las solicitadas, o en su defecto, no recibirlas.

En cualquiera de los dos casos anteriores, la cantidad de riesgo existente depende del medio de pago internacional escogido. Hoy en día, existe una gran variedad de medios de pago internacional sin embargo y como es de esperarse, cada parte implicada tiene intereses opuestos y prioridades distintas que satisfacer.

En general, los compradores tienden a priorizar los medios de pago más baratos y sencillos. En otras palabras, cualquiera que ayude a reducir costes. Otra prioridad para los importadores a la hora de escoger una forma de pago internacional es asegurarse de que reciben las mercancías especificadas en el contrato de compraventa internacional. Es así como mientras que los compradores prefieren pagar lo más tarde posible durante el proceso de la transacción internacional, los vendedores quieren recibir el pago completo por sus mercancías lo más pronto posible y de forma segura.

En este sentido, es importante que tanto importadores como exportadores establezcan una estrategia al comenzar una aventura internacional y de igual forma, estudien los medios de pago en los que les puedan pagar, contemplando la seguridad de cobro que implica cada uno de ellos.

Ahora bien, las partes de una compraventa internacional pueden y deberán pactar el medio de pago que consideren más adecuado para abonar el precio de la compraventa. De igual forma que estipular el momento en que debe realizarse el pago, la moneda en que ha de efectuarse y aquellas otras condiciones de pago que estimen convenientes como, por ejemplo, si se aceptan o no pagos parciales o si el pago debe estar garantizado mediante un aval bancario.

Para esto es importante conocer las opciones que se tienen para al momento de firmar el contrato de compraventa internacional pueda estipularse con claridad la forma y medio de pago por las mercancías adquiridas. Antes de entrar en materia, habrá que aclarar que los medios de pago son distintos de las formas de pago. Estas últimas se refieren al momento en el que se pagarán las mercaderías de acuerdo con lo acordado entre el vendedor y el comprador; mientras que el medio se refiere al mecanismo a través del cual se realizará el pago.

Algunas de las formas de pago más habituales son el pago en efectivo, por adelantado, mediante transferencia, cheque, giro bancario o la carta de crédito.

Uno de los instrumentos de pago más utilizados es el crédito documentario, el cual es regulado por la Cámara de Comercio Internacional (ICC). A través de este, el banco emisor, a petición y siguiendo las instrucciones de un cliente u ordenante, se obliga a pagar a un tercero beneficiario o, a su orden, a pagar o aceptar los documentos de pago entregados por el beneficiario. Así mismo, el banco emisor puede también autorizar a otro banco a que realice el pago o acepte los documentos de pago antes citados.

Otro de los instrumentos es la carta de crédito, la cual es una garantía emitida por un banco en nombre del cliente y en favor de un acreedor. La idea es que el comprador abone el precio de la compra mediante el método de pago pactado en el contrato, la carta de crédito permanecerá en “stand by” y solo se activará si el comprador incumple con su obligación de pago previamente acordada.

Ahora bien, aunque el pago anticipado mas que ser un medio o mecanismo de pago, se establece como la temporalidad en que se realizará. Su relevancia se debe a que esta modalidad garantiza el cobro antes del envío y es una de las más comunes ya que es prácticamente la forma más segura para el vendedor. Los medios de pago mas comúnmente utilizados para esta forma de pago son con tarjeta de crédito y las transferencias bancarias.

Por otro lado, y menos utilizados tenemos la cuenta abierta y la consignación. El primero de ellos permite que las mercancías sean enviadas y entregadas antes del pago, de tal forma que este medio de pago se vuelve atractivo para los compradores ya que les permite un flujo de efectivo. El vendedor envía las mercancías junto con un plazo de crédito determinado. Este periodo es normalmente de 30, 60 o 90 días, durante los cuales el comprador debe efectuar el pago completo de la transacción. No obstante, representa uno de los riesgos más elevados para los vendedores.

Mientras que la consignación, aunque es similar a la cuenta abierta, la diferencia radica en que el comprador extranjero solo está obligado a completar el pago después de haber vendido las mercancías al consumidor final, es decir, el comprador se hace responsable de gestionar la venta de las mercancías.

Los medios de pago, parecido al Incoterms utilizado, determinará el momento en que se deberá cumplir con cierta obligación, en este caso el total del valor de la mercancía. Es importante recordar que también deberá establecerse en el contrato de compraventa y el seleccionar cualquiera de estos medios dependerá estrictamente de la confianza que se mantiene entre el comprador y el vendedor, pero además de las necesidades de tu negocio, así como de la cantidad que será enviada o vendida, o viceversa.

Escrito por Libertad Rivera