domingo, 24 enero 2021
Consultoría

Qué espera en 2021 a los pequeños exportadores mexicanos en materia financiera: principales retos y oportunidades

4 retos y oportunidades que toda PyME que exporta o vende a nivel nacional necesita tomar en cuenta de camino a la recuperación y para 2021

Con el último mes del año en puerta, la temporada de cierre de año y de planeación para uno nuevo comienza. El recuento y creación de una estrategia financiera, especialmente de 2020, puede ser un acertijo difícil cuando las finanzas de las empresas han sido trastocadas por una crisis sin paralelos, al menos en los últimos años.

De acuerdo con la firma Accenture, un estudio global reveló que 51% de las Pymes reportó un descenso en sus ventas e, incluso, tuvieron que cerrar por la pandemia. Sin embargo, con un análisis puntual de los desafíos y el aprovechamiento de recursos a su disposición, las empresas pueden impulsar y manejar mejor el aspecto financiero y encaminarse a un mejor panorama.

Drip Capital identificó los 4 principales retos y oportunidades que las PyMEs, en especial para aquellas que exportan y venden a nivel nacional, cuyo análisis servirá para armar un plan camino hacia un 2021 donde la recuperación será la clave.

RETOS PRINCIPALES

Deuda, solvencia y liquidez


El descenso en ventas y el paro definitivo de actividades en diversas industrias tuvo un efecto difícil de sortear para muchas empresas. Menores ingresos hacen difícil cubrir obligaciones inmediatas y los costos de operación. Pero pedir un préstamo para cubrir estas necesidades no solo es más complejo en este contexto, de acuerdo con una encuesta reciente entre empresas por parte del Banco de México, si no que puede ser más riesgoso cuando tu solvencia también puede verse comprometida.

En ese sentido, el reto a enfrentar es contar con capital de trabajo para mantener tu negocio en marcha y tener fuentes de ingresos para cumplir con tus compromisos, no solo de nómina, sino con tus deudas en general.

En esta temporada de incertidumbre, el financiamiento puede ser de ayuda, pero procura no sobreapalancarte con nuevos créditos (ya que pueden tener un efecto negativo, sobre todo si no pueden garantizar un ingreso constante y sonante). Voltea a otras alternativas como el factoraje financiero.

Mejorar los ciclos de conversión de efectivo


Especialmente si manejas inventarios de mercancías, pensar en el tiempo que te toma recolectar el pago después de que realizaste una venta es vital. Más ventas no siempre es más efectivo, sobre todo cuando tus clientes solicitan esquemas de pago a plazos (los cuales serán muy comunes durante 2021, considerando que tus compradores también pueden tener problemas de liquidez).

Para seguir siendo competitivo es importante buscar la manera de no dejar de ofrecer plazos de crédito.

Una estrategia financiera enfocada en optimizar el ciclo de conversión de efectivo te llevará a mejorar tus niveles de capital de trabajo, de flujo de efectivo y, a su vez, te hará mucho más rentable.

Lograrlo depende mucho de tu industria y de tu mercancía, así como de las condiciones a las que tus compradores están acostumbrados. Si reducir plazos no es una alternativa, una opción es recurrir al descuento de facturas, con lo cual puedes adelantar el pago de tu cuentas por cobrar a través de una entidad financiera, sin sacrificar la flexibilidad de cara a tu cliente.

OPORTUNIDADES


Digitalización


El distanciamiento puso el acento en la adopción digital, especialmente entre las empresas. No solo para aquellas dedicadas al retail o que buscan captar nuevos clientes en redes sociales, también para aquellas que tenían pendientes mejorar la gestión de sus recursos y mercancías.

Adicional a tendencias de comercio electrónico o de presencia en línea, las empresas tienen una enorme oportunidad de frente al pensar en digitalizar sus procesos. Esto comienza con procesos tan básicos como la obtención de la contraseña del SAT, también conocida como Clave de Identificación Electrónica Confidencial (CIEC).

Con esto no solo pueden eficientar sus trámites burocráticos, sino que se abre todo un nuevo capítulo en la manera en que acceden a servicios que les permiten ser más competitivas, entre ellos, el financiamiento.


Diversificación


Un año enfocado en recuperar financiamiento exige una visión enfocada al manejo y reducción de riesgos. Una de las tácticas primordiales para lograr una estrategia de este tipo es la diversificación.

¿Por qué? Según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) hasta 40% de los exportadores pequeños y medianos vendieron un solo producto a un único destino entre 2006 y 2012. A su vez, de acuerdo con lo observado por la fintech Drip Capital en su base de datos, los clientes grandes de las empresas exportadoras —usualmente uno o dos— pueden llegar a concentrar hasta el 80% de sus ventas.

Otra gran lección de 2020 es que el comercio global es interdependiente y que conforme más opciones cuentes para mitigar riesgos, mejor preparado estarás para enfrentar situaciones adversas de tus clientes y de tu industria, en general.

Una política financiera basada en la diversificación te ayudará mucho en caso de que tu cliente estrella se vaya, haya más volatilidad en los mercados o la crisis se extienda. De esta manera, tendrás también un recurso para establecer y lograr otras metas a largo plazo sin preocuparte de más por el presente.


SOBRE DRIP CAPITAL

Fundada en 2015, en Palo Alto, California, Drip Capital es una empresa fintech especializada en financiamiento de empresas. A través de una plataforma tecnológica que simplifica el proceso de aprobar y financiar clientes, Drip Capital reduce los costos de financiamiento y minimiza los riesgos para las empresas que buscan vender sus productos de manera local e internacional. Drip Capital forma parte de la asociación global de empresas financieras Factors Chain International y del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, COMCE.