martes, 3 agosto 2021
Investiga

Valoración aduanera: valor de transacción

El determinar el valor de un producto es esencial para efectos de conocer el precio real pagado o por pagar de las mercancías y en este sentido crear un sistema equitativo, uniforme y neutro de valoración en aduana que se ajuste a las realidades comerciales a nivel mundial.

El valor en aduana de las mercancías importadas es utilizado, en primer lugar, como una base para determinar la obligación tributaria aduanera para las mercancías importadas cuando correspondan tributos ad valorem. Al igual que otros elementos como la clasificación arancelaria y el origen preferencial, son elementos clave necesarios para establecer la obligación tributaria y también son vitales para generar las estadísticas de comercio internacional.

La metodología de la valoración en aduana está estipulada en el Acuerdo de Valoración de la OMC. El Acuerdo incluye una jerarquía de métodos de valoración y establece el método del valor de la transacción como método principal. En dicho Acuerdo, la valoración en aduana es definida como “el procedimiento aduanero aplicado para determinar el valor en aduana de las mercancías importadas. Si se aplica un derecho ad valorem, el valor en aduana es esencial para determinar el derecho pagadero por el producto importado”[1].

En el Acuerdo además, se dispone que la valoración en aduana debe basarse, salvo en determinados casos, en el precio real de las mercancías objeto de valoración, que se indica por lo general en la factura. Este precio, más los ajustes correspondientes a determinados elementos enumerados en el artículo 8, equivale al valor de transacción, que constituye el primer y principal método a que se refiere el Acuerdo.

El “valor de transacción”, tal como se define en el artículo 1, es la primera base para la determinación del valor en aduana de conformidad con el presente Acuerdo. El artículo 1 debe considerarse en conjunción con el artículo 8, que dispone, entre otras cosas, el ajuste del precio realmente pagado o por pagar en los casos en que determinados elementos, que se considera forman parte del valor en aduana, corran a cargo del comprador y no estén incluidos en el precio realmente pagado o por pagar por las mercancías importadas. Los artículos 2 a 7 inclusive establecen métodos para determinar el valor en aduana en todos los casos en que no pueda determinarse con arreglo a lo dispuesto en el artículo 1.

Para entender lo anterior, será primordial empezar por definir que estl método principal y que se refiere al valor de transacción es definido como el precio realmente pagado o por pagar, es decir, es el pago total que por las mercancías importadas haya hecho o vaya a hacer el comprador al vendedor o en beneficio de éste e incluye todos los pagos hechos como condición de la venta de las mercancías importadas por el comprador al vendedor.  Para que esto sea factible, este valor de transacción deberpa cumplir ciertas condiciones:

  • La primera de ellas será la existencia de la prueba de venta, tales como facturas comerciales, contratos, pedidos, etc.;
  • No deben existir restricciones a la cesión o utilización de las mercancías por el comprador;
  • La venta o el precio no deben estar supeditados a condiciones o consideraciones cuyo valor no pueda determinarse con respecto a las mercancías objeto de valoración.
  • Deberá disponerse de información suficiente para que puedan efectuarse en el precio pagado o por pagar.

Respecto a los efectos del ajuste es necesario contemplar las comisiones y los gastos de corretaje, salvo las comisiones de compra, el costo de los envases o embalajes y los gastos correspondientes, determinados servicios, el costo del seguro y los gastos de transporte y servicios conexos ocasionados por el transporte hasta el lugar de importación.

Así mismo y como algo de suma importancia, NO deberá existir vinculación entre el comprador y el vendedor para que el método de valoración principal (valor de transacción) sea aplicable; sin embargo, en dado caso de que existiera se podrá utilizar este método siempre y cuando el importador desmueste que:

  • Que la relación no influya en el precio, o
  • Que el valor de transacción se aproxima mucho a un valor que responde a determinados criterios.

La vinculación entre las partes, de acuerdo con el Artículo 15 del mismo Acuerdo, se cumple cuando -en este caso- el comprador y el vendedor tienen relación respecto a las empresas o negocios, por ejemplo: que ocupe cargos de dirección o responsabilidad en una empresa del otro, si están reconocidas como asociadas en negocio, si una de ellas controlaba directa o indirectamente la otra o si son de la misma familia, entre otras.

Siendo el método principal es importante recordar que deberá utilizarse como primera y ÚNICA opción para efectos de determinar el valor en aduanas, no obstante existan otros métodos para determinarlo, los cuales solo aplicarán cuando el valor de transacción no cumpla con las condiciones mencionadas anteriormente o no sea posible estimarlo a través de este.

Por otro lado, el valor en aduana basado en el método del valor de transacción depende en gran medida de los documentos presentados por el importador por lo que si se incurriera en algún error, la autoridad aduanera podría -según el caso- dudar de la veracidad o exactitud del valor declarado. En el artículo 17 del Acuerdo se confirma el derecho de las administraciones de aduanas a “comprobar la veracidad o la exactitud de toda información, documento o declaración”.

Bajo este supuesto, la administración de aduanas podrá pedir al importador que proporcione una explicación complementaria de que el valor declarado representa la cantidad total realmente pagada o por pagar por las mercancías importadas. Si, una vez recibida la información complementaria, la administración de aduanas tiene aún dudas razonables (o si no obtiene respuesta), podrá decidir que el valor en aduana de las mercancías importadas no puede determinarse con arreglo al método del valor de transacción.

Antes de adoptar una decisión definitiva, la administración de aduanas debe comunicar sus motivos de duda al importador, que, a su vez, debe disponer de un plazo razonable para responder.

Todos los elementos esenciales para la importación y exportación de mercancías y su correcta implementación o cumplimiento serán determinantes para efectos de la facilitación en tus operaciones y el éxito integral de estás, lo cual evitará además gastos extras que no hayan sido contemplados y/o la aplicación de multas o sanciones por incumplimiento en la normatividad que los regula. Recuerda asesorarte para evitar incovenientes.

Escrito por Libertad Rivera


[1] Acuerdo relativo a la aplicación del Artículo VII del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio de 1994.