sábado, 7 diciembre 2019
Investiga

¿Zonas económicas especiales?

En la administración pasada, el gobierno de la República auspició la creación de las Zonas Económicas Especiales (ZEE), las cuales tenían la finalidad de impulsar la actividad económica en el sur-sureste del país.

En ese momento se declararon siete ZEE:

  • Puerto Chiapas, Chiapas.
  • Salina Cruz, Oaxaca.
  • Lázaro Cárdenas, Michoacán – La Unión, Guerrero.
  • Coatzacoalcos, Veracruz.
  • Seybaplaya, Campeche.
  • Dos Bocas, Tabasco.
  • Progreso, Yucatán.

Las ZEE son un área delimitada geográficamente, se ubicaron en zonas con ventajas tanto naturales como logísticas para hacer a las regiones altamente productivas, pues la intención era estimular la inversión y la actividad económica por medio de “beneficios” fiscales, laborales, de régimen aduanero especial, infraestructura, programas de apoyo, entre otros.

No obstante, el 20 de noviembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador, durante la conferencia matutina dio por canceladas oficialmente las declaratorias de las zonas económicas especiales.

Era supuestamente para ayudar, pero nunca hicieron nada por ayudar; hicieron negocios, compraron terrenos, y derrocharon recursos, no se benefició en nada” dijo AMLO.

A nivel mundial, las ZEE han tenido distintos resultados, por ejemplo: en India, Kenia y Nepal no tuvieron el impacto suficiente para propiciar el desarrollo de las regiones pero, en el caso de China, se logró incrementar el Producto Interno Bruto per cápita.

La nueva administración considera que proyectos como el Tren Maya, las refinerías y la reactivación del sector energético pueden tener un impacto más rápido y ser financieramente más manejables.

Sin embargo, la eliminación de estas zonas, para algunos estados y municipios, representa mucha presión respecto a la manera de financiar algunos proyectos estratégicos si es que decidieran continuar con ellos.

Con esto se da por concluido uno de los proyectos de desarrollo regional más importantes en la gestión del sexenio pasado.

Colaboración de Gerardo Lugo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *